El testimonio de Cè

Nek es mi compañero de piso desde hace tres años. Es un gato juguetón, cariñoso a rabiar y un poco bruto. Desde hace un tiempo empezó a portarse mal, aún estando esterilizado le daba por hacerse pis en los lugares que más molestos para mí: su camita, el sofá, los cojines, encima del mármol de la cocina, encima de la mesa,… Su última trastada fue la de hacerse sus necesidades en el plato de ducha, cada día en el mismo sitio. Ya os podéis imaginar lo nerviosa que me ponía, cada día me tocaba poner la lavadora y limpiar lo que Nek hacía por casa. Me tocó poner hule en la mesa, protectores en el sofá y cada mañana y cada día al llegar de trabajar ponerme a inspeccionar la casa para ver dónde había hecho sus cosas Nek.
Lo probé todo, quitarle la camita por la noche, utilizar feliway, comprar productos para quitar los olores de los tejidos,… pero todo eran parches. Hasta que conocí a Paula en la distancia, que después de hacerme muchas preguntas sobre Nek y nuestra convivencia le preparó unas flores. Nek empezó a tomarlas el 24 de agosto de 2015, al día siguiente ya funcionó. Desde entonces Nek nunca ha vuelto a hacerse nada fuera de su caja. Antes el pobre vomitaba de contínuo y ya no lo hace.
Hoy hace casi un mes que Nek se porta super bien, yo estoy más relajada y claro esto influye en nuestra relación. Gracias Paula!
Cè Jariot. Barcelona.