Un sueño para compartir

Siempre creí en la fuerza de la intuición, pero llevo unos meses haciéndole mas caso que nunca y no me deja de sorprender, cuánto mas caso le hago más señales me da, y no solo yo, sé de personas que han sido lo suficientemente valientes de hacerle caso y también han sido sorprendidas y bendecidas con su mágica presencia. Y lo más maravilloso es que las señales de esas personas y su experiencia, si se animan a contarla, te guía a ti mismo por tu camino personal, y casi siempre se coincide en muchas cosas, porque todo esta interconectado.

El otro día tuve un sueño de esos en los que mientras transcurre y cuando acaba sabes que hay algo que lo diferencia de los demás. En él había interacciones, mi pensamiento y emociones influían en el comportamiento de las cosas. A lo largo de mi vida e tenido sueños propios que salen únicamente de mi ser, o al menos así lo veo, algunas veces,  y sueños en los que los comparto, o más bien los compartes, con otros seres o cosas, a mi manera de ver y mi intuición. Los menos escépticos y más abiertos de mente habrán experimentado alguna vez algún sueño en el que veían a un ser querido fallecido dándoles un mensaje o hablándoles, y algo resonaba en tu interior al despertar porque sabes que ese sueño ha sido diferente a todos tus sueños comunes, porque tienes la sensación y certeza de que algo externo a ti ha entrado en él y a interaccionado contigo. Es ese algo especial que se materializa cuando despiertas y recuerdas lo soñado, te das cuenta de que no solo tu cerebro ha sido el dueño y creador de dicha experiencia.

Yo no pienso que las cosas y la realidad en la que vivimos sean blancas o negras, ni como dice tal o cual tipo, filósofo, escritor... creo que habrá un poco de todos y que sobretodo cada uno acaba conociendo la compleja naturaleza de la realidad si está dispuesto y mentalmente abierto a ello. Aunque no todos los humanos la llegaremos a comprende del todo, cualquier otro animal o vegetal atisbaría y así ocurre, antes su sutileza y complejidad gracias a sus “ no límites y barreras mentales ”.
Si algo comienzo a aprender es que como dice John Locke de (Lost), todo pasa por alguna razón. Hace poco comencé a leer un libro que me recomendó una amiga, Laura, que se titula, deja de ser tu, en lo muy poquito que llevo leído me doy cuenta de que pretende ayudarte a que tu mismo puedas construir tu propio presente, que no lo dejes en manos de la buena o mala suerte, te enseña a “ construir tu vida, salud y destino ” por así decirlo. Como dije antes esto para mi no es blanco ni negro y es un poquito de todos, lo que soñé hace tan poco creo que está muy relacionado con esa idea de “ construcción de vida , o construcción de ser ” y que tanto me recuerda además a uno de los artículos de salud natural animal titulado, aprender a ser feliz.

En mi sueño, un grupo organizado de “ seres ” que ahora mismo no recuerdo en que forma estaban materializados, me instruyen para que yo consiga cambiar mi futuro y presente con la influencia de mi pensamiento tanto negativo como positivo. Recuerdo de ellos que vestían con ropas y colores muy muy alegres y estaban relacionados o al menos ellos hacían que yo les relacionara con sitios muy bonitos. Durante el transcurso del sueño tuve la sensación de que estaba rodeada de “ maestros disfrazados ” con una fuerza o energía superior. Me encontraban en una época de mi vida turbulenta y triste, yo no sabía cuál era el motivo de mi apatía. En el sueño se me echaban encima y ponían delante paredes muy deprimentes y feas, no podía escapar, me sentía horriblemente asustada, agobiada y acorralada, sentía de continuo esa sensación que uno tiene cuando está en un abismo, sea por lo que sea, o esta dentro de un gran problema y crees que jamás vas a salir de ahí, era realmente desesperanzador y agobiante. En cierto momento del sueño empiezan a aparecer “ amigos ” que no conozco, se presentan para guiarme y ayudarme. Sin soltar una sola palabra, lo cual para mi es muy significativo, comienzan a transmitirme la idea de que saben lo mal que lo estoy pasando y que me encuentro en una siniestra encrucijada que me aterroriza y no me deja escapar, física, mental, y anímicamente. De la misma manera y sin emitir ninguna vocal ni palabra comienzan en grupo y por separado a llevarme a diferentes sitios, me muestran como mi pensamiento negativo influye en la materia y en mi alrededor. Convirtiéndolo en aterrador . Debido a mi hundido estado anímico comienzan a aparecer de nuevo esas paredes rugosas y grisáceas tan deprimentes y aterradoras, y me dicen a su silenciosa manera que yo tengo el poder de crear esa “ materia/situación ” , y que por tanto mi positividad e ideas sanas podrían crear la belleza y el bienestar material, espiritual, y mental. Me dicen que empiece a convertir mis pensamientos negativos en positivos, que le ponga ganas, que sea firme y crea en mi misma. Me piden que comience a visualizar cosas, texturas y colores bonitos, sensaciones y emociones agradables para mi, en ese momento soy consciente de lo que me están pidiendo aunque esté dormida y empiezo a hacer el esfuerzo conscientemente, ahí está la maravillosa unión de consciencia que a veces ocurre entre el sueño y la realidad aunque estemos dormidos, en el momento en el que decido hacerles caso y hacer lo que me piden esas paredes tan desagradables empiezan a desvanecerse y en su lugar comienzan a surgir colores , plantas y lugares maravillosos que me impregnan de una total y agradable sensación  de armonía, liberación y paz.

La mayoría del sueño lo paso ejercitando ese poder de cambiar mis imágenes y circunstancias esforzándome conscientemente, con ellos de supervisores, a veces con muchos, y a veces con uno, la mayoría se me presentan de sexo femenino. Nunca me hacen sentir examinada, hacen de las pruebas y los ejercicios experiencias enriquecedoras y agradables que compartes con alguien que te cae bien, a veces me meten en sitios que parecen grandes moradas en las que habitan maestros y muchos más seres que como yo están comenzando a aprender a ser más felices y a usar su poder para cambiar su vida, para cambiar su alma. Son sitios que emanan sabiduría y energía, sitios casi siempre muy naturales. A veces aparecían grandes casonas antiguas, muy bien decoradas, típicas de gente de clase alta, con espaciosas y gigantes escaleras de caracol, con florituras doradas sobre una suave y elegante pared de textura rojo sangre. Allí había, a mi parecer, alumnos y maestros, pero se respiraba la igualdad y respeto por cada rincón y a cada paso, no había superioridad ni inferioridad, solo sabiduría y alegría, mucha alegría. Y en el fondo, como en otros sueños especiales, en la curiosa conciencia que se tiene de que estás soñando, mientras estás soñando, yo sabía que ese no era uno de los normales, que en ese no estaba yo sola, y hoy reflexionando en él pensé, si realmente tenemos uno o más ángeles o seres pendientes y preocupados por nosotros, por nuestras vidas, evoluciones emocionales y espirituales, deben de haber sido ellos los que ésta noche han venido a enseñarme cosas y  a decirme que ahí están, no sé ni cómo ni dónde, pero están.

Esto me sirve para aplicarlo a mi tangible realidad, en la salud, con mis terapias, con los míos y en mi espiritualidad como ser para mejorar, avanzar y evolucionar. También me sirve para apoyarme en mis momentos más tristes sabiendo que nunca se está solo y en mis momentos más felices y plenos para agradecer y disfrutar de todo lo que tengo y me han dado, y si mi sueño puede ayudar o empujar a tan solo una persona a comenzar el largo y enriquecedor camino de su evolución personal, adelante.

Sigue tu intuición,
que tengas un buen día.